Expertos

¡Porque yo lo valgo!

Por Gustavo Marcos, experto YUZZ

En el ámbito de la comunicación existen una serie de ejercicios basados en la neurociencia, que nos permiten comunicar de forma eficaz: la gestión de las emociones.

A nadie se le escapa que un estado negativo (estar estresado o ansioso) se contagia a nuestro interlocutor; y, al contrario: un estado positivo se transmite a quien nos está escuchando. Leer más

Claves para una comunicación efectiva

Por Adrián García

La calidad de nuestras presentaciones influirá decisivamente en las posibilidades de obtener un buen resultado en yuzz, pero sobre todo marcará nuestro futuro como emprendedores, ya que será decisiva a la hora de conseguir convencer y entusiasmar a inversores, colaboradores, empleados, clientes… Debemos ser conscientes de que un buen proyecto sólo se verá como tal si se comunica de la manera adecuada.

Así que os dejo algunas recomendaciones de las que nos dio Caridad Álvarez durante una sesión en Yuzz Cantabria.

La importancia de la primera impresión

Dwight“Las primeras impresiones quedan grabadas para siempre. Cuando conocí a Pam, dijo algo que me irritó un poco. Desde entonces me ha encantado trabajar con Pam, y es maravillosa, de verdad… pero la odio”.

Dwight Schrute, personaje de The Office

La primera impresión es decisiva para atraer la atención del oyente. Y como bien apuntó nuestra invitada, en el comienzo de una presentación el público prestará atención al lenguaje corporal y actitud del ponente, y por supuesto, a la primera diapositiva. En esos primeros segundos debemos llevar al público a nuestro terreno creando un reclamo, o un gancho, con estas herramientas.

  1. Una diapositiva que llame la atención.
  2. Una actitud segura y acorde a elementos como el tipo de público, la hora e incluso la climatología nos ayudarán en los primeros momentos.
  3. La primera diapositiva debe crear una impresión general de nuestro proyecto, de manera que formemos una imagen esquemática en las mentes del público.

Los elementos principales de una presentación

Caridad Álvarez nos definió tres elementos principales que debemos considerar, cada uno con un peso específico determinado:

Lo que nos convence es la impresión que causa el mensajero sobre nuestro subconsciente.

  • La actuación: los psicólogos, publicistas y expertos en comunicación hace tiempo que se centran en cómo se difunde el mensaje más que en el mensaje en sí.

NixonEl gran hecho ilustrativo a este respecto es el famoso debate Nixon contra Kennedy en 1960, que fue el primero televisado en la historia. Los espectadores que lo vieron por TV se decantaron por el demócrata en las encuestas posteriores, mientras que los que lo escucharon por la radio eligieron al republicano como ganador del enfrentamiento.
Este debate cambió radicalmente la forma de afrontar las campañas políticas y publicitarias, y desde entonces los candidatos hacen giras sonrientes, seguros y nunca sudorosos por muchos focos que tengan a su alrededor.
Aquí entra en juego la naturalidad. O al menos la proyección de naturalidad: es decir, para ser naturales tenemos que estar seguros (no parecerlo), conocer nuestros puntos débiles como comunicadores, evitar los gestos extremos y las coletillas, pero gesticular continuamente como apoyo a nuestro mensaje… es decir, como insistió nuestra ponente Caridad Álvarez, tenemos que ensayar nuestra actuación para estar seguros de nosotros mismos y de nuestro mensaje y así resultar naturales y tranquilos.

  • El contenido de nuestra presentación dependerá del receptor y del resultado que busquemos.
  1. Si hablamos ante inversores o superiores jerárquicos, es decir, hacia arriba, buscamos principalmente que confíen en nosotros y en nuestras posibilidades de llevar el proyecto a buen puerto. Pensemos que nuestro objetivo es vender el proyecto.
  2. Si el público es un igual (jerárquicamente hablando), estaremos comunicando en horizontal. Buscaremos implicación personal siendo transparentes y fomentando la participación, ya que nuestro objetivo es buscar colaboración.
  3. Si comunicamos hacia abajo, querremos convencer y movilizar al público.

discurso

  • El diseño El diseño de nuestra presentación es aconsejable que sea únicamente un complemento de la misma, y no debe destacar por encima de los otros elementos. Sencillo y visual, y sobre todo, sin mucho texto.

El público

La expresión hablar en público, aunque parezca una perogrullada, implica hablar siendo consciente del público. Comunicarse con él, y aprovechar sus reacciones para retroalimentar nuestra presentación de forma positiva… pero también saber evitar las situaciones negativas, y más importante aún, ser capaces de enfrentarnos a ellas de forma solvente.

Exponer nuestro proyecto declamando como un mal actor, sin adaptarnos continuamente a nuestro público, hará que no seamos capaces de crear un vínculo de complicidad y se creará una barrera que complicará mucho que nuestro mensaje cale en él. Que, no lo olvidemos, es nuestro objetivo.
Caridad mencionó el síndrome del experto, que debemos evitar a toda costa. El uso de los imperativos o presentarnos a nosotros mismos muy por encima en cuanto a conocimientos sobre el tema que se trata hace que el público reaccione con cierta hostilidad, poniéndose a la defensiva y perdiendo interés. No estamos en esto para aleccionar, estamos para comunicar y convencer.

Por eso mismo también tenemos que respetar ciertas pautas que facilitan que el público confíe en nosotros. La seguridad en nosotros mismos, la naturalidad y la tranquilidad son imprescindibles, como ya hemos repasado. Pero gestos más concretos como:

  1. mantener el contacto visual
  2. (sin resultar intimidantes)

  3. mostrarse siempre de frente
  4. no alejarse ni acercarse demasiado a los oyentes
  5. si el grupo es reducido es aconsejable aprenderse sus nombres
  6. las metáforas y las paráfrasis ayudan a comprender el contenido usando situaciones más cotidianas
  7. La interactividad: haciendo partícipe al público se consigue mayor concentración por su parte.

El discurso

Otra de las claves de la presentación se encuentra en nuestra voz:

  1. La monotonía en el tono y en el ritmo predispone al aburrimiento y resta mucha expresividad… así que es importante hacer que nuestra actitud entusiasta y positiva se refleje en nuestra forma de hablar.
  2. Los puntos importantes de nuestra presentación se deben destacar tanto en las diapositivas con letras más grandes o colores llamativos como en nuestro discurso con gestos de énfasis y cambios de tono.
  3. Breves silencios tras estos puntos clave también enfatizan su importancia; además nos dan tiempo para sopesar las reacciones del público y recapitular para continuar con la presentación.

Nuestros miedos

Es inevitable tener ciertos miedos e inseguridades. Uno de los miedos más extendidos, que ya hemos tratado en esta entrada del blog, es causar aburrimiento. Pero quizá el terror principal de una persona que se enfrenta por primera vez al público es quedarse en blanco. Este hecho puede ser causado por falta de preparación, pero también simplemente por un exceso de nerviosismo. Como ya se ha comentado, más importante que evitar un problema inesperado es saber enfrentarse a él. Ante éste en concreto, lo aconsejable es respirar hondo, sonreír y darle la importancia que merece: poca, muy poca.

De esta forma seremos capaces de retomar nuestra presentación… si nos centramos en el error crearemos un efecto de avalancha que probablemente hará que las cosas empeoren.

La impresión final, el recuerdo: Dejar huella

Como en una película, la impresión final quedará muy grabada en la memoria del público (aunque partes del desarrollo queden más difusas). Por eso la despedida y la última diapositiva son muy importantes.
Caridad Álvarez se despidió de nosotros con las siguientes palabras:
Pregúntate siempre después de cada presentación: ¿has dejado huella? ¿alguien ha dejado huella en ti?

*Adrian García es participante en Yuzz Cantabria.

*NOTA: Los gráficos de este artículo están extraídos de la presentación que Caridad Álvarez realizó en Yuzz Santander el 10 de febrero de 2012.